Cuando de enamoramiento se trata, no es posible separar la ciencia de la emoción, porque justamente, es esa carga de sensaciones, las que nos hacen vernos y sentirnos diferentes y que en consecuencia, nuestro cuerpo reaccione de manera positiva hacia ese impulso denominado: amor.  

Podríamos dedicar páginas y páginas tratando de definir qué es el amor, porque hay muchísimas posiciones, científicas, psicológicas, filosóficas y pare usted de contar, que buscan darle una explicación a eso que hace que nos digan que “estamos en la luna”, que nos ruboricemos, que mejore notablemente nuestro estado de ánimo y nuestras defensas y en ocasiones nos impulse a cometer locuras.  

Un artículo de elrincondelacienciaylatecnología.blogspot.com sobre el libro “Cerebro y Sexo – Nueva concepción de la sexualidad” de Omar Ortiz Esparza, plantea que el amor es un proceso bioquímico que se inicia en la corteza cerebral, pasa a las neuronas y de allí al sistema endocrino, dando lugar a respuestas fisiológicas intensas. Esta definición respondería el porqué de muchas de nuestras reacciones cuando estamos enamoradas, incluso a aquellas que nos sorprenden a nosotras mismas. Shakespeare fue profético al decir: “El amor es sólo una locura” Hoy experimentalmente se sabe que la locura y el enamoramiento son químicamente similares.

Aunque una definición científica no alivia el dolor después de una ruptura, ni justifica que cometamos ciertas tonterías, entender que esta locura que es el amor tiene una razón que se origina en nuestro cuerpo, puede que, al menos, nos ayude a prestar más atención a nuestras reacciones cuando estemos bajo la influencia del flechazo de cupido.

Pero ¿qué me pasa?

No te recrimines si te ríes sola, algunas cosas se te olviden o pierdas la concentración. Acepta y agradece cuando te digan que te ves más guapa o que tienes la piel más bonita, porque es cierto y tiene una explicación.

  • Tienes menos estrés: cuando estas enamorada, se reducen los niveles de cortisol, hormona que se libera como respuesta al estrés y que origina un aumento de la tensión arterial.
  • Sufres menores riesgos de enfermedades cardiovasculares, gracias al incremento de producción de dopamina, oxitocina y norepirefrina.
  • Si, caminas como en las nubes. La dopamina hace que obtengas más placer de una situación (por eso la risa recurrente), pero también viene acompañada de una leve exaltación y de la sensación de mareo constante.
  • Mejoran tus defensas: al producirse mayor liberación de endorfinas, consideradas los mejores antidepresivos naturales, lo que mejora el sistema inmunológico. Algo similar a lo que nos pasa cuando hacemos ejercicio o comemos chocolate.  
  • “Me la paso sonriendo”: este es el efecto de una sustancia llamada feniletilamina, que provoca cambios en nuestro estado de ánimo y cambios físicos como sonreír fácilmente o sonrojarse en presencia de la otra persona. Esto también sucede gracias a que tenemos una mayor circulación sanguínea.
  • Aumentan los niveles de estrógenos, lo que embellece la piel, el cabello y las uñas.
  • Mejora la autoestima, gracias a la liberación de melatonina, que además, nos aporta una sensación de vitalidad fácilmente palpable en nuestro comportamiento.

Citando a Laureano Márquez: “creían los griegos que, en el origen del mundo, hombre y mujer formaban una unidad que vivía en orgasmo permanente. Un demonio, que nunca falta, separó esa unidad y desde enton­ces, esas dos mitades luchan por juntarse nuevamente. Cuan­do una de las mitades halla a la otra, una señal les advierte ese encuentro: el flechazo. Con el flechazo nace el amor”. Ahora que conoces todos los beneficios de estar enamorada, con más razón, dale la bienvenida a cupido y ¡que viva el amor!  

__________________________________________________________________________________

Comparte nuestro sitio en tus redes sociales

Comparte este contenido interesante con tus amigos

Abrir chat
1
¿En qué te puedo ayudar?
Hola 👋🏻
¿En qué podemos ayudarte?